jueves, 14 de febrero de 2013

Día 18. Donda: "Ya no combatimos"


Lo dijo el imputado Adolfo Donda en su declaración indagatoria en la megacausa ESMA. Es su segundo proceso por delitos de lesa humanidad. En el anterior fue condenado a la pena de prisión perpetua, cuya condena cumple en el Penal de Marcos Paz.

(Fuente: www.espaciomemoria.ar)

El represor hermano de un desaparecido
Adolfo Donda Tigel declaró hoy en el juicio por la megacausa ESMA. El imputado es el tío biológico de Victoria Donda Pérez, nacida en la ESMA durante el cautiverio de su madre, y apropiada por Juan Antonio Azic, represor de la ESMA, también juzgado en este debate.
José María Laureano Donda, hermano de Adolfo, estuvo detenido-desaparecido en la ESMA. Es un caso emblemático, en el que un represor y parte de su familia coexistieron en un centro clandestino de detención, tortura y exterminio.
La estrategia de no saber
El imputado declaró que no sabe por qué motivos está siendo acusado y que accede a declarar para que no queden agujeros en la historia. En una apología de la Teoría de los Dos Demonios, Donda sostuvo que hasta ahora "sólo se escuchó a una parte".
En su declaración se quejó de que siempre son los mismos los imputados en el banquillo, reclamando que estén todos los responsables. Hizo referencia a una "negociación" entre las Fuerzas Armadas y el gobierno del ex Presidente de la Nación Raúl Alfonsín para determinar a quiénes juzgar. "Hubo negociaciones por las que nosotros estamos sentados acá y en primera línea". 
Donda sostuvo que las Fuerzas Armadas son una estructura piramidal y que el equilibrio depende de la base. Acusó a los altos mandos de haber actuado con "cobardía".
Citas literarias
Donda usó el libro "Leviatán" para su exposición de hoy. Sostuvo que el Estado construyó un Leviatán, con cabezas visibles para que los imputados se vean perjudicados. En la teoría de Donda, las cabezas de ese Leviatán son "una serie de funcionarios que han pertenecido a la organización terrorista Montoneros" del gobierno actual, "los organismos de derechos humanos y los testigos necesarios, que forman una especie de sociedad secreta". Sobre los testigos agregó que "fueron los enemigos de ayer y comprensiblemente son los enemigos de hoy".
"Ya no combatimos"
Donda sostuvo que su condena a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad "es una tortura que va a durar todo lo que quede de nuestras vidas. Nos cierran las ventanas de la vida". Y agregó: "no tiene sentido resistirse, estamos en una etapa de la vida en la que ya no combatimos". 
Las fotos de la verdad
Sobre el material fotográfico sacado de la ESMA por el sobreviviente Víctor Basterra, en las que fueron retratados detenidos-desaparecidos torturados en ese centro clandestino, Donda dijo que "antes era más que ahora falsificar fotografías", poniendo en duda la realidad de sus propias víctimas. 
Sobre los hijos de los desaparecidos
"Han creado una gran diferencia: hay algunos que tienen que trabajar, mientras hay jóvenes que pueden seguir sus ambiciones políticas gracias a las indemnizaciones", en referencia a quienes cobraron las leyes reparatorias.
Pernías: "Fue una guerra institucional"
El imputado Antonio Pernías se negó a declarar y ratificó sus declaraciones anteriores, hechas en la etapa de instrucción de la causa en el año 2006."Yo podía haber participado en muchas acciones, en todas o en ninguna, era una guerra institucional". En relación a los detenidos-desaparecidos sometidos al trabajo esclavo, sostuvo que "gracias a los colaboradores la guerra contra la subversión se acortó y hubo menos bajas". 
"El destino del detenido era una decisión tomada en un nivel superior: ellos deberían responder por eso". En este sentido, el imputado que ya cuenta con una condena a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad, se refirió a la cadena de mandos. Apeló a la decisión institucional de la Armada de involucrarse en la "guerra terrorista". "La guerra contra el terrorismo fue una decisión política e involucró a todas las instituciones", aclaró para demostrar que faltan imputados en estas causas, sobre todos sus superiores.
Los otros imputados citados hoy
Raúl González se negó a declarar. Por su parte, Raúl Enrique Scheller pidió mostrar una película porque "tengo derecho a mostrar quién es el enemigo y de decir que estábamos en una guerra". El Tribunal resolvió ver la película antes de la declaración, para definir si se incorpora o no a la causa. 
Próxima audiencia
El juicio continuará mañana desde las 10:00 horas con las declaraciones indagatorias de los imputados Alejandro Domingo D´Agostino, Rubén Ricardo Ormello, Gonzalo Dalmacio Torres de Tolosa y Enrique José De Saint Georges. Será la primera vez que declaren imputados por la causa de los vuelos de la muerte. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada